Saltar al contenido

¿Cómo calmar a un niño autista agresivo?

como calmar a un niño autista

Calmar a un niño autista con una crisis de agresividad puede ser una misión muy complicada y dependerá mucho del motivo de su ataque de agresividad y de como sea dicho niño con TEA. Estoy seguro que si estás en este artículo es por que has vivido una situación de este tipo. Cuando un niño autista se comporta de manera inadecuada tendemos a desesperarnos y llevarnos las manos a la cabeza, cosa que no sirve para nada sino para empeorar la situación.

Hay que tener en cuenta que este comportamiento no es mas que conductas primitivas de los seres humanos para poder expresar con el cuerpo lo que no pueden expresar con el lenguaje hablado. A continuación voy a exponer unos cuantos consejos de como poder calmar a un niño autista en un momento de agresividad.

¿Cómo calmar a un niño autista agresivo?

Sin embargo, puedo brindar algunos consejos generales sobre cómo manejar la agresión en niños con autismo.

  1. Asegurarse de entender las causas del berrinche. Los niños con autismo pueden actuar de manera agresiva debido a dificultades para comunicarse, problemas sensoriales, frustración o ansiedad. Para poder empezar a calmar a un niño autista agresivo es fundamental conocer el motivo de su crisis. Para hacerlo mas fácil voy a exponer los dos motivos de la conducta agresiva:
    • Obtener algo que quiere.
      • Esta a su vez se puede dividir en una estimulación interna como podría ser una autoestimulación o una estimulación externa como podría ser llamar la atención o querer un objeto.
    • Evitar algo que le está molestando.
      • Por supuesto, este tipo de motivo también tiene los dos tipos de estimulaciones tanto interna como externa, la interna podría ser que le duela algo y la externa podría ser que no quieren lo miren en cierto momento.

Es importante mencionar que cada niño con autismo es único y lo que funciona para uno puede no funcionar para otro, y la intervención debe ser personalizada para cada caso específico. siempre es recomendable buscar ayuda de un profesional para obtener un tratamiento apropiado.

¿Qué tranquiliza a los autistas?

Los niños y adultos con autismo pueden tener diferentes necesidades y preferencias en cuanto a lo que les tranquiliza. Sin embargo existen varias estrategias que pueden ayudar a calmar a un niño con autismo durante un ataque de agresividad. Algunas de estas estrategias incluyen:

  • Proporcionar un ambiente tranquilo y seguro. Hay que alejar al niño del entorno estresante y llevarlo a un lugar donde se sienta clamado y a salvo.
  • Comunicarse de manera clara, positiva y directa. Un error que se comete con mucha frecuencia es ir con el «No» por delante cuando el niño está teniendo una crisis, hay que evitar como sea hablare e una manera negativa, siempre hay que estimular las frases agradable y positivas. Un ejemplo podría ser en vez de decir «no te tires al suelo» podríamos decir «estar de pie es mejor y te hace ver mas alto».
  • Olvídate de las amenazas que no se puedan cumplir, para los niños autistas la palabra es clave y tiene un alto valor. No digas cosas que no vas a poder hacer o cumplir.
  • Utilizar un enfoque centrado en la recompensa. En lugar de castigar el comportamiento agresivo, se pueden utilizar recompensas para reforzar comportamientos deseados.
  • Utilizar el lenguaje corporal y la expresión facial. Utilizar el lenguaje corporal y la expresión facial adecuada puede ayudar a transmitir calma y seguridad al niño.
  • Proporcionar distracciones. Ofrecer al niño distracciones, como juguetes o actividades para niños autistas, puede ayudar a desviar su atención de la situación estresante.
  • Enseñar técnicas de relajación. Enseñar al niño técnicas de relajación, como la respiración profunda o la meditación, puede ayudarlo a calmarse durante un ataque de agresividad.
  • Proporcionar estímulos sensoriales adecuados. Algunos niños con autismo pueden encontrar ciertos estímulos sensoriales calmantes, como música suave o una manta suave.
  • Controla la frustración, si se le dió una tarea para realizar y de repente entró en crisis agresiva, debemos asegurarnos que el niño entendió lo que tiene que hacer y como tiene que hacerlo, en caso de que no hubiera entendido es muy posible que su ataque agresivo venga de su falta de comprensión.
  • Proporcionar tiempo para ellos mismos. A veces, un tiempo para uno mismo puede ser muy útil para las personas con autismo, especialmente si están sobreestimuladas o estresadas.

¿Cómo prevenir los ataques de agresividad en niños autistas?

Es importante recordar que cada niño con autismo es único y lo que funciona para uno puede no funcionar para otro, es fundamental personalizar la intervención a cada caso específico. Además, es fundamental trabajar en un ambiente de confianza, paciencia y comprensión.

Por ello es clave enseñar al niño autista a controlar o intentar prevenir esos ataques de agresividad, para ello te ofrezco los siguientes consejos:

  • Enseñar técnicas de relajación. Enseñar técnicas de relajación, como la respiración profunda o la meditación, puede ayudar a las personas con autismo a manejar mejor el estrés y la ansiedad.
  • Proporcionar apoyo emocional. Es importante brindar apoyo emocional a las personas con autismo, proporcionando un espacio seguro donde puedan expresar sus pensamientos y sentimientos sin ser juzgados.
  • Enseñarle a realizar una seña para que pidan ayuda, esto salva a muchos niños y padres de las crisis de agresividad, enseñar que haga algo que nosotros captemos para saber que tenemos que intervenir.

¿Cuando los niños autistas se ponen agresivos?

Los niños con autismo pueden manifestar comportamiento agresivo por diferentes razones, algunas de las cuales pueden ser:

  • Dificultades para comunicarse: Muchos niños con autismo tienen dificultades para expresar sus necesidades y deseos de manera efectiva, lo que puede llevar a la frustración y la agresión.
  • Problemas sensoriales: Los niños con autismo pueden tener una sensibilidad aumentada a ciertos estímulos sensoriales, como el ruido o las luces brillantes, lo que puede causar sobreestimulación y comportamiento agresivo.
  • Ansiedad: Los niños con autismo pueden experimentar ansiedad debido a cambios en su entorno o rutina, lo que puede manifestarse en comportamiento agresivo.
  • Cambios en las rutinas: esta suele ser la mas común en casi todos los autistas.
  • Frustración: Si los niños con autismo se enfrentan a tareas o situaciones que consideran desafiantes, pero que no tienen las habilidades necesarias para enfrentar pueden sentir frustración y esto puede manifestarse en comportamiento agresivo.
  • Por algún dolor físico.
  • Falta de comprensión: Los niños con autismo pueden tener dificultades para comprender las expectativas sociales y las normas, lo que puede llevar a comportamiento inapropiado o agresivo.
  • Lo impredecible: en caso de escuchar algún sonido que no puedan predecir o cualquier otra cosa que no lo tengan como «registrado» también puede causar que un niño autista se vuelva agresivo.
  • Fatiga: El cansancio puede agravar las dificultades de comportamiento de los niños con autismo, y suelen ser mas propensos a tener comportamientos agresivos cuando están cansados.
Settings