Saltar al contenido

Qué dice la biblia sobre el Autismo

que dice la biblia sobre el autismo

¿La biblia habla sobre los niños autistas? Exactamente el término autista no aparece mencionado en la biblia, ya que este término fue acuñado recientemente en la historia médica. Sin embargo, hay varias enseñanzas bíblicas que pueden ser aplicadas a entender y tratar a los niños con autismo.

¿Qué dice la biblia sobre el Autismo?

Como dijimos la Biblia no menciona el Autismo como tal pero si podemos aplicar algunos versículos a dichos niños especiales o niños autistas, veamos un poco este tema. En primer lugar, la Biblia nos enseña la importancia de amar y cuidar a todas las personas, independientemente de sus habilidades o discapacidades. En Marcos 12:30-31, Jesús dice: «Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amen a los demás como a sí mismos. No hay ningún mandamiento más importante que estos.» Este mandamiento nos llama a amar a los demás, incluso a aquellos que pueden ser diferentes o desafiantes de entender o tratar.

La Biblia también nos habla de la importancia de tratar a los demás con compasión y bondad. En Santiago 2:13, se dice: «Porque si ustedes sólo tienen compasión con los que tienen compasión con ustedes, ¿qué mérito tienen? ¡Hasta los pecadores tienen compasión de los que los compadecen!» Esta enseñanza nos recuerda que debemos tratar a los demás con amor y compasión, incluso si no entendemos completamente sus necesidades o desafíos.

En relación a los niños con autismo, es importante señalar que la Biblia nos habla de la importancia de la fe, la esperanza y la confianza en Dios, incluso en momentos de dificultad. Romanos 5:3-5 dice: «Pero también nos regocijamos en las dificultades, sabiendo que la dificultad produce perseverancia; la perseverancia, carácter; y el carácter, esperanza.

Y la esperanza no decepciona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado.» Esta enseñanza nos recuerda que, aunque puede ser difícil entender o tratar a los niños con autismo, podemos confiar en Dios y buscar su guía y consuelo en momentos de dificultad.

En la Biblia también se habla de la importancia de la oración, y es especialmente importante para los padres y cuidadores de niños con autismo, ya que puede ser una experiencia desafiante y estresante. La oración no solo es una forma de pedir ayuda a Dios, sino también es una forma de acercarnos a él y cultivar una relación personal con él. Filipenses 4:6-7 dice: «No se preocupen por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.

Y la paz de Dios, que supera todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.» Esta enseñanza nos recuerda que, a través de la oración, podemos encontrar paz y consuelo en Dios, incluso en momentos de dificultad.

Un ejemplo es Juan 9:3, donde Jesús dice «No es que este hombre pecó, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él», en relación a un hombre ciego de nacimiento. Esta declaración sugiere que Dios tiene un propósito especial para las personas con discapacidades y que su presencia en el mundo es valiosa.

Otro versículo es Lucas 14:13-14 donde Jesús dice «Y cuando des una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos, no sea que ellos también te inviten y te sea recompensado. Sino cuando des un banquete, llama a los pobres, a los mancos, a los cojos, a los ciegos, y serás bienaventurado». Este versículo enfatiza la importancia de incluir a los marginados y a las personas con discapacidades en las actividades de la comunidad y se les valora.

En general, la Biblia enseña que todas las personas son valiosas ante los ojos de Dios y que debemos tratarlas con amor y compasión, independientemente de sus habilidades o discapacidades.

Por último, es importante señalar que la Biblia nos enseña la importancia de la comunidad y el apoyo mutuo. En Hebreos 10:24-25 dice: «Y consideremos cómo estimularnos mutuamente al amor y a las buenas obras, no abandonando nuestra reunión, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos, y tanto más cuanto veis que se acerca el día.» Esta enseñanza nos recuerda la importancia de rodearnos de una comunidad de personas que nos apoyen y nos ayuden a cuidar a nuestros niños con autismo.

En conclusión, aunque la Biblia no menciona específicamente el autismo, hay varias enseñanzas bíblicas que pueden ser aplicadas para entender y tratar a los niños con autismo. La Biblia nos enseña la importancia del amor, la compasión, la fe, la esperanza, la confianza en Dios, la oración y el apoyo mutuo. A través de estas enseñanzas, podemos encontrar consuelo y guía para tratar a los niños con autismo de la manera más amorosa y compasiva posible.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Settings